Esperar el amanecer

con el corazón palpitante

pensando en renacer

cada día mejor que antes.

Comenzar la jornada

pensando en crear

cumpliendo metas

para feliz, contento, trabajar, trabajar.

Con los demás compartir

pensando en una vida mejor

trabajando para construir

para todos, un bienestar mayor.

Es soportar el frío

es tolerar el calor

pensando que pronto llegará

una oportunidad mejor.

Es caminar en la oscuridad

con el corazón iluminado

imaginando la oportunidad

para convertirte, en consagrado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.