La miseria te acorralo por años

a veces, te acompaño la soledad

los que te explotaron y utilizaron

no conocen la justicia, tampoco la honestidad.

En vida, purgaste tus faltas

otros mortales te aplicaron castigos

pasaste frío, hambre, dolores

no más sufrimientos, ni frustraciones mi amigo.

Cada día a tus hijos y a tu compañera abandonaste.

siempre tus patrones te miraron con desprecio

también tu dignidad transaste

aún así tu libertad la vendiste, a bajo precio.

A los ricos hicisteis más ricos con tu sacrificio

con tu entrega le alimentasteis sus vicios

para tus hijos migajas y privaciones

para hombres como tú, no existían las distinciones.

Ni siquiera te pagaron tus imposiciones

como pago a tu compromiso y dedicación

tus explotadores e inmorales patrones

en la otra vida no alcanzarán el perdón.

Tu vida se esfuma, con intensos dolores

el cáncer consume tu cuerpo agotado

desaparecieron patrones y empleadores

fieles a ti, tus hijos y tu compañera siguen a tu lado.

Por la sufrida vida que llevasteis

lo que venga será bienvenido

todos los dolores los experimentasteis

te hacen grande, te han fortalecido.

Se acabaron las deudas y las preocupaciones

se terminaron las angustias y los problemas

nunca más atropellos y  privaciones

felicidad, en la otra vida para ti, no hay penas.

Alégrate, que esto termine felizmente

de aquí en adelante todo será distinto

luego llegarás a una vida diferente

donde no habrá empanadas ni vino tinto.

Tu vida por fin será igual, que la de los empleadores

seremos todos iguales en el paraíso

no se podrá explotar a los trabajadores

ellos, ya no tendrán privilegios ni beneficios.

Necesitamos morirnos para encontrar

la única justicia que no puede fallar

es la Justicia Divina, tan distinta a la terrenal

la que humanos practicaron para sus intereses y hacer el mal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.