Muy temprano,  con sol radiante

se ilumina cada metro cuadrado de tu superficie

el sol es intenso, constante y no permite

la vida de palomas, zorzales ni codornices.

Te rodean  mares, de silenciosos cerros inmensos

en el desierto no hay ruidos, solo infinitos pensamientos

la esperanza y nuestra fe,  nos mantiene convencidos

que nuestro esfuerzo, nuestro aporte, no han sido perdido.

Tu tierra es distinta y no considera 

que proliferen en su superficie flores ni enredaderas

entre los seres superdotados,  que sobreviven 

está el minero,  que suda, sufre, trabaja y espera.

Calles limpias ,  impecables

avenidas amplias,  admirables

no hay bocinazos de coches

vive tranquilo, sin stress, de día y de noche.

Animales vagos o abandonados

en tus calles no se encuentran

lo que muestra la cultura y la humanidad

de gente humilde,  sencilla, plena de bondad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.