El buen estudiante

comienza temprano

ordena sus útiles

en su bolso de mano.

El estudiante destacado

aprende a escuchar

sabe que debe estar concentrado

para no volverse a equivocar.

El estudiante inteligente

en todo momento está pendiente

de escuchar, comprender, relacionar

los conocimientos que le permitirán triunfar.

El estudiante exitoso

trabaja, se organiza y permanece animoso

ocupa su tiempo en cosas importantes

se compromete a cumplir, siempre mejor que antes.

El estudiante ganador

trabaja estudia, se exige para ser el mejor

es solidario y se integra con facilidad

enfrenta con optimismo cada oportunidad.

El estudiante, que tiene grandes sueños

sabe que todos sus logros, dependen de su empeño

organiza sus actividades, ocupa su tiempo trabajando

vive convencido, que el éxito lo está esperando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.