Cuando te hayas ido

recordaré tus besos

recordaré las intensas miradas

de tus ojos negros

viviré pensando

en los instantes aquellos

donde fui infinitamente feliz

acariciando tus cabellos.

Recordaré tus gracias

recordaré tu ingenio

recordaré tu espíritu

también recordaré tus sueños

pensaré en tu rostro, en tu sonrisa

en tus emociones y en tu cuerpo

el que no puedo olvidar, por las fantasías que me permitías

y me dejaban maltrecho.

Viviré, admirando

y  recordando todo tu ser

soñando que en otra vida

te volveré a poseer

esperaré rogando, que tú también

quieras volverme a ver

porque la esperanza nunca, nunca, nunca,

nunca  la voy a perder.

Viviré  recordando, tu amplia frente,

tus hermosos ojos, tu cabellera

debo reconocer que fuiste tú la ultima

que me amó…y también la primera

cuando llegaste a mi vida,

realmente llegó…la auténtica primavera

porque crecí, porque soñé porque fui feliz

gocé infinitamente por vez primera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.